EM / Tratamiento

Un año con Tecfidera

Hoy, 30 de mayo hace un año que empecé con Tecfidera y me gustaría hacer balance de estos 365 días.

Para quien no la conozca, Tecfidera es un tratamiento oral indicado para la esclerosis múltiple remitente recurrente, es decir, que cursa con brotes.

BIG00070

Como ya comenté en una entrada anterior, Tecfidera se presenta en forma de cápsulas gastrorresistentes con dos cantidades distintas de principio activo: 120 mg y 240 mg de dimetilfumarato.

También comenté en aquella entrada la dosis que inicialmente comencé a tomar y cómo fui aumentando la dosis:

  • 120 mg por la noche durante una semana.
  • 120 mg por la mañana y 120 mg por la noche la segunda semana.
  • 120 mg por la mañana y 240 mg por la noche la tercera semana.
  • Y finalmente, 240 mg por la mañana y 240 mg por la noche como posología final.

Para no repetirme demasiado, continuaré desde donde lo dejé la última vez: tuve que bajar la dosis a 120 mg por la mañana y 240 por la noche en vez de 240/240.

El cambio disminuyó un poco las molestias pero al terminar el mes de prueba para que el cuerpo tolerara mejor el compuesto, las molestias volvieron de nuevo a aparecer: rubefacción por todo el cuerpo y molestias estomacales.

El cansancio inicial que me ocasionaban las pastillas sí que ha ido disminuyendo y eso es una gran noticia. Puedo llevar una rutina normal de autobús, universidad, autobús y continuar con la tarea en casa (con una siesta de por medio, claro).

Un año después, sigo teniendo una relación de amor-odio con este tratamiento (al contrario que con Avonex, que solo era odio. Mucho odio).

En este momento estoy pendiente de una resonancia magnética para ver la evolución de las lesiones durante este año. El año pasado se vieron lesiones activas antes de comenzar con Tecfidera, así que en esta RM se verá perfectamente el efecto de este tratamiento.

Si la evolución es favorable, intentaré lidiar con los síntomas como pueda; si existen nuevas lesiones tocará cambiar de tratamiento a Aubagio.

Aubagio es también un tratamiento oral, pastillas, que requieren una toma al día. Lo que no me gusta (para nada) son las analíticas cada 15 días (en serio, para nada 🙁 ), así que esperemos que la RM salga en condiciones y pueda estar muchos años más con mi querida Tecfidera.

neuronasinmielina@gmail.com

Comentarios

Bea
4 de junio de 2016 a las 00:16

Ánimo guapa, seguro que va a ir todo bien. Esperemos que no tengas que cambiar. Yo a la espera de Avonex…ojala yo tenga una relación de amor/odio (porque odio siempre les vamos a tener, para que engañarnos). Gracias por tus consejos en esta etapa inicial que ha sido tan dura y llena de preguntas. Por cierto me he animado y he empezado un blog, que al final escupir las cosas que se nos pasan por la cabeza viene bien. http://www.laenfermerapirata/blogspot.com.es un besito. Bea 🤓



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *